Ciclos, Plantas y Mujeres ! Por qué ya ¡

Releer nuestros cuerpos
Establecer una común unión con nosotras
                                                                                                                  Desenredar nuestros pensamientos
Hilar nuestra memoria corporal y planetaria
Tejer la frágil vida
Renacer en cada anochecer de luna
Soñar con cada apuesta del sol
Agradecer de ser Mujer,
De ser hermana, tía, abuela, madre, amiga
De ser paridora de conocimientos
Paridora de esperanza renovadora
Detonante de  dignidad, caminante incansable
Por la libertad.

Los ciclos están de vuelta, siempre allí, pero olvidados por un largo momento de nuestra historia reciente, nos indujimos en un letargo visceral,  que por poco o por mucho nos está haciendo perder nuestros sentidos, a sentir el pulso del cosmos, nuestro propio pulso a vivir con la madre tierra. Olvidar por un momento que somos cíclicos, nos ha conllevado a fragmentar la vida.

Fragmentación que nos está costando con las múltiples  (Bio) Violencias, que nublan la  razón y enceguecen nuestro corazón, dejamos de impresionarnos, de imaginar, de crear, de soñar, de caminar, de sembrar, de compartir, de pedir ayuda…dejamos que otros decidieran por nosotros, ahora nuestro cuerpo mercantilizado, estereotipado por los mercaderes de la muerte.

Ahora los cuerpos, escarban en lo profundo de las raíces portadoras de la memoria universal, de re iniciar el tejido de la vida en el planeta; en aquellos vientres, hogar de muchos mamíferos, hoy volvemos a sentir la voz de dignidad, que la vida es vida y aquella no la podemos continuar amenazando con la contaminación de nuestros pensamientos, reflejada en nuestras acciones cotidianas, los ríos son reflejo de nuestro progreso y el aire reflejo de nuestras palabras.

Es el tiempo de la mujer, es el tiempo de todos, de vivir un nuevo despertar del Abya Yala, aquel flujo sagrado, que llega sin avisar, conectado por causalidad con la luna, indica que las mujeres nuevamente por procesos están levantando su rostro al cielo, se están encontrando y reencontrando con su útero, con sus madres, hijas, hermanas, abuelas, amigas, parejas y  con su naturaleza. Este ciclo vital, renovado cada 28 días más o menos, indica que el flujo sagrado, ya no debe ser muestra de brujería, vergüenza, inferioridad, burla y menosprecio por ellas misma y del resto de la sociedad andrógena, por el contrario, el flujo sagrado, es un pulso que organiza el cuerpo de mujeres y la comunidad,  complementado al de los hombres y beneficia a la tierra cultivable.

! Por qué ya, porque ya ¡el flujo sagrado, llega a las jovencitas sin avisar, pero anunciando que un nuevo ciclo empieza a recorrer todo su cuerpo, algunas lo detestan,  otras lo danzan y lo celebran, se alegran y muchas por ignorancia se someten a los dictámenes industriales de su cuidado  y de estereotipos de cuerpos diseñados para frustrar el espirituo libre de las mujeres. Pero este flujo sagrado, es sin dudas la bendición para ellas, de re pensarse en cada puesta de sol, ya que nuestras ancestras, veían en el flujo sagrado, el símbolo de compartir vida, sin menospreciarla, de ver en la sangre la renovación de sus cuerpos; cuando el flujo llega a las jovencitas, es momento de releer nuestros cuerpos, de sentir que está pasando y como está pasando, de ver en este flujo sagrado la oportunidad de tejer con otras las experiencias del despertar y de cambio casi revolucionario que se experimenta, de escuchar a las otras y así misma que hacer con el flujo sagrado; votarlo en una toalla industrial a los rellenos “sanitarios”, detenerlo con píldoras y promesas farmacéuticas, o sembrarlo en las montañas, ríos, huertas, jardines, tejer nuestras propias toallas…nutrir con el flujo sagrado la tierra milenaria.

En estos momento nuestro cuerpo esta en disputa de otros, lo dejamos a merced de ellos, perdemos por un instante los sentidos y las conexiones que tenemos con la naturaleza, nos perdemos por los caminos de la indiferencia y  del olvido, pero el flujo sagrado es tan fuerte que nos permite en un momento de nuestras vidas, reencontrarnos con las escrituras marcadas por el  tiempo en nuestros cuerpos, cuerpo que habla y poco escuchamos, no dejar que otros decían por nosotros en cómo cuidarlo,  es reivindicar el trato de libertad hacia nuestra propia naturaleza.

Por qué ya… por el mismo sentido del por qué nacemos y morimos, el vivir, no se enseña por módulos y títulos, el vivir es un entramado de experiencias, que nos han permitido tomar diversos senderos, con una amalgama de significados, la vida de las mujeres con su ciclo sagrado, oculto en los usos de las plantas mágicas, conocimiento ancestral de las custodias del útero, hogar de la  humanidad, símbolo de que hay que retomar nuestros orígenes, dejar de fragmentar los ciclos de la madre tierra, de volver a sentir con el cuerpo nuestro pluriverso.

Por qué ya porque es el tiempo de las mujeres, de los hombres, de la tierra, de la biosfera, el flujo sagrado es el despertar de  un nuevo comienzo y del fin de una tragedia comunal.

 “La palabra de la mujer ha despertado” 
Abuela Muruii – Amazonas

La imagen puede contener: 5 personas, personas sentadasLa imagen puede contener: una o varias personas y primer plano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s